Home E-mail Contactos
Modelo de Solicitud
Es obligatoria la Conciliación
Cómo acceder a la Conciliación
Que es el Acta de Conciliación
Normas Reguladoras
Conciliación en Asuntos de Fam
Duración de la Conciliación
Otros Servicios
 

TITULO II

DE LA CONCILIACION

Artículo 6°.- De la petición conciliatoria. De conformidad con los artículos 5° y 13° de la ley, la conciliación puede ser solicitada por cualquiera de las partes, o por ambas, a un centro de conciliación extrajudicial o ante un juez de paz letrado con el objeto que un tercero llamado conciliador, le asista en la búsqueda de una solución consensual al conflicto.

Artículo 7°.- Clasificación de la conciliación extrajudicial. La conciliación extrajudicial puede ser:

1. De acuerdo a la ley :

a) Obligatoria:

Para los casos de derechos disponibles. Entiéndase por derechos disponibles aquellos que tienen un contenido patrimonial, es decir, los que son susceptibles de ser valorados económicamente. Son también derechos disponibles aquellos que, no siendo necesariamente patrimoniales, pueden ser objeto de libre disposición.
De acuerdo con lo dispuesto en el artículo 9° de la ley, y para efectos de la conciliación, en los asuntos relativos a alimentos, régimen de visitas, tenencia, liquidación de sociedad de gananciales y otras que deriven de la relación familiar, sólo son conciliables los derechos de libre disposición.
La conciliación en asuntos laborales supone el respeto de los derechos irrenunciables del trabajador, por lo que sólo opera en el ámbito de disponibilidad que éste disfruta.
La obligatoriedad debe ser entendida como el intento conciliatorio, que se exige a las partes, antes de acudir a la vía judicial correspondiente, de ser el caso.

b) Facultativa:

  • Cuando las partes han convenido que cualquier discrepancia entre ellas se solucionará en la vía arbitral.
    En este caso, las partes quedan habilitadas para iniciar inmediatamente el arbitraje.
  • En aquellos asuntos en que el Estado sea parte.
  • En las controversias relativas a la cuantía de la reparación civil derivada de la comisión de delitos o faltas, siempre que no se haya fijado en resolución judicial firme.

2. Por el resultado del trámite:

a) Total: Cuando las partes se han puesto de acuerdo respecto de todos los puntos relativos a su conflicto de intereses y señalados como tales en la solicitud de conciliación y/o en lo discutido por las partes durante la audiencia de conciliación.

b) Parcial: Cuando las partes se han puesto de acuerdo respecto de alguno o algunos de los puntos controvertidos dejando otros sin resolver.

c) Falta de acuerdo entre las partes.

d) Inasistencia de una parte a dos (2) sesiones.

e) Inasistencia de las partes a una (1) sesión.

En el caso de inasistencias, se entiende que el centro de conciliación, debe verificar la notificación válida al invitado; salvo el caso del desconocimiento de domicilio, situación que deberá ser consignada en el acta de conciliación por inasistencia de una de las partes.

El conciliador en el ejercicio de su libertad de acción señalada en el artículo 21 de la ley, podrá dar por concluido el procedimiento de conciliación en decisión debidamente fundamentada, bajo responsabilidad.

Artículo 8°.- De la confidencialidad. Con relación a la confidencialidad que dispone el artículo 8° de la ley, entiéndase que todo lo sostenido o propuesto en la audiencia de conciliación carece de valor probatorio en cualquier proceso judicial o arbitraje que se promueva posteriormente, aún en aquellos que se originen en hechos distintos a los que dieron origen a la controversia materia de conciliación.

Constituyen excepciones a la regla de la confidencialidad, el conocimiento, en la audiencia de conciliación, de la inminente realización o la consumación de delitos que vulneren los derechos a la vida, el cuerpo, la salud, la libertad sexual u otros que por su trascendencia social no deben ser privilegiados con la confidencialidad y sean incompatibles con los principios y fines de la conciliación.

Si el conciliador viola el principio de confidencialidad la responsabilidad del centro de conciliación se rige sistemáticamente, por lo dispuesto en el artículo 1325 del Código Civil. Todo pacto que exima de responsabilidad al centro de conciliación, en este sentido, es nulo.

Artículo 9°.- Pretensión determinada y pretensión determinable. Para efectos de lo dispuesto en el artículo 9° de la ley, se entiende como pretensión determinada aquella por la cual se desea satisfacer un interés de la parte, la cual es fijada perfectamente en materia y cuantía, dentro de la solicitud de conciliación.

La pretensión determinable es susceptible de fijarse, por las partes, con posterioridad a la presentación de la solicitud de conciliación en la propia audiencia de conciliación.

No existe inconveniente para que, en el desarrollo de la conciliación, las partes fijen un contenido diferente a las pretensiones determinadas o determinables inicialmente previstas en la solicitud.

El acta de conciliación, debe contener obligatoriamente las pretensiones materia de controversia, sean las contenidas en la solicitud, o las que surgieron y se trataron dentro de la audiencia conciliatoria.

Artículo 10.- De la conciliación en los procesos cautelares. Tratándose de los procedimientos cautelares iniciados antes del proceso principal, el solicitante de la medida tendrá plazo de cinco (5) días calendario, contados desde el momento en que se ejecute la medida cautelar, para solicitar la conciliación.

Si la conciliación es total, el solicitante deberá pedir de inmediato que se deje sin efecto la medida cautelar. Si no hay acuerdo, o éste es parcial, el plazo previsto para interponer la demanda, señalado en el artículo 636 del Código Procesal Civil, empezará a correr desde la fecha del acta de conciliación.

Artículo 11.- Requisitos de la solicitud de conciliación. La solicitud de conciliación deberá presentarse por escrito y contendrá:

  1. El nombre, denominación o razón social, documentos de identidad, domicilio del solicitante o de los solicitantes. En el caso que desee ser invitado en una dirección diferente, deberá señalarlo en la solicitud.
  2. El nombre y domicilio del representante del solicitante o solicitantes, de ser el caso. Los menores de edad, que sean representados por sus padres en los casos de alimentos podrán identificarse sólo con la partida de nacimiento.
  3. El nombre, denominación o razón social de la persona o de las personas con las que se desea conciliar.
  4. El domicilio o la dirección del centro de trabajo de la persona o de las personas con las que se desea conciliar.
  5. Los hechos que dieron lugar al conflicto, expuestos en forma precisa.
  6. La pretensión, indicada con orden y claridad.
  7. La firma del solicitante; o su huella digital, si es analfabeto.

La solicitud de conciliación podrá realizarse también verbalmente. Para este efecto, los centros de conciliación elaborarán formatos de la solicitud de conciliación, los que deberán contener todos los requisitos señalados en el párrafo anterior. En este caso, todos los datos serán requeridos directamente por el centro de conciliación o por el juzgado de paz letrado, bajo su responsabilidad.

Si el solicitante desconoce el domicilio o el centro de trabajo de la parte con la que debe conciliar, señalará este hecho en su solicitud. En este caso, el centro de conciliación o el juez de paz letrado, según corresponda, extenderá el acta de conciliación por inasistencia de una de las partes, declarando que la inasistencia se produce por desconocimiento del domicilio o del centro de trabajo del invitado a conciliar.

Artículo 12.- Anexos de la solicitud de conciliación. A la solicitud de conciliación se deberá acompañar:

  1. Copia simple del documento de identidad del solicitante o solicitantes y, en su caso, del representante.
  2. El documento que acredita la representación, de ser el caso.
  3. Copias simples del documento o documentos relacionados con el conflicto.
  4. Tantas copias simples de la solicitud, y sus anexos, como invitados a conciliar.

Artículo 13.- Designación del conciliador. Recibida la solicitud, el centro de conciliación designará al conciliador dentro de las veinticuatro (24) horas . El conciliador designado, será el encargado de elaborar las invitaciones para la audiencia, las cuales deberán ser notificadas dentro de los cinco días útiles siguientes.

Si la solicitud es presentada por ambas partes, la Audiencia de conciliación, podrá realizarse en el día.

Artículo 14.- De las invitaciones. Las invitaciones deberán redactarse en forma clara, sin emplear abreviaturas, y contendrán:

  1. El nombre, denominación o razón social de la persona o personas a invitar y el domicilio.
  2. La denominación o razón social y dirección del centro de conciliación o del juzgado de paz letrado.
  3. El nombre, denominación o razón social del solicitante de la conciliación.
  4. El asunto sobre el cual se pretende conciliar.
  5. Copia simple de la solicitud de conciliación y sus anexos.
  6. Información relacionada con la conciliación en general y sus ventajas en particular.
  7. Día y hora para la audiencia de conciliación.
  8. Fecha de la invitación.
  9. Nombre y firma del conciliador.

En lo que concierne al día y hora de la audiencia de conciliación en las invitaciones, se fijará sólo la fecha de la sesión que corresponda.

Artículo 15.- De la notificación de las invitaciones. La notificación de las invitaciones podrá efectuarla el juzgado de paz letrado o el centro de conciliación, a través de un empleado o una empresa especializada contratada por aquellos, debiendo entregarse, en el domicilio señalado por el solicitante. La invitación se entregará a la persona capaz que se encuentre en el domicilio señalado por el solicitante, o al encargado del edificio, de ser el caso. Además, se dejará constancia escrita del nombre, firma e identificación del receptor, anotando las caracter ísticas del inmueble o lugar en el que se deja la invitación, así como el día y hora del acto.

Si el notificador no pudiera entregar la invitación, sea por negativa, por no domiciliar o no laborar el destinatario en el lugar, por no poder firmar, u otros supuestos; dejará constancia de estas circunstancias y de las características del inmueble donde se procede a dejar la invitación debajo de la puerta.

Artículo 16.- Del impedimento, recusación y abstención de los conciliadores. Constituyen impedimento, recusación y abstención para el conciliador las causales establecidas en el Código Procesal Civil.

La solicitud de recusación al conciliador, deberá ser presentada ante el centro de conciliación hasta veinticuatro (24) horas antes de la fecha de la audiencia. En este caso, el centro de conciliación designará inmediatamente a otro conciliador, debiendo comunicar de este hecho a las partes, manteniéndose el mismo día y hora fijado para la audiencia.

El conciliador que tenga algún impedimento deberá abstenerse de actuar en la conciliación, comunicando en el día al centro de conciliación, a fin que este proceda a designar de inmediato a un nuevo conciliador.

Artículo 17.- Del acto conciliatorio. El acto conciliatorio entendido como la audiencia de conciliación, es eminentemente personal. Las partes, sean el solicitante(s) y/o el invitado(s), deberán asistir personalmente a la audiencia de conciliación, sin que puedan valerse de representantes, con excepción de las personas jurídicas, y de los solicitantes domiciliados en el extranjero. Sólo ellos, podrán hacerlo por intervención de sus representantes, siempre y cuando éstos cuenten con facultades expresas para conciliar, en los términos de la legi slación correspondiente.

Con excepción a los casos señalados en el primer párrafo de este artículo, a fin de preservar el carácter personal de la conciliación, no se admite la presencia en la audiencia de conciliación del representante de la parte.

Artículo 18.- De la representación. Tanto para las personas naturales, como para las jurídicas, debe entenderse que los poderes en los que se hubiera otorgado facultades especiales de representación procesal para conciliar, llevan implícita la facultad de conciliar, salvo que se exprese lo contrario. Lo mismo se aplica a los contratos de mandato con representación.

Artículo 19.- De los representantes legales de personas jurídicas. El gerente general o los administradores de las sociedades reguladas en la Ley General de Sociedades, así como el administrador, representante legal, presidente del consejo directivo o consejo de administración de las personas jurídicas reguladas en la Sección Segunda del Libro I del Código Civil, tienen, por el sólo mérito de su nombramiento, la facultad de conciliar. La representación se acredita con la copia notarialmente certificada del documento donde conste el nombramiento, debidamente inscrito.

Artículo 20.- Reglas de la audiencia de conciliación. Para la realización de la audiencia de conciliación deberán observarse las siguientes reglas:

  1. Las partes pueden estar asesoradas por personas de su confianza, las cuales pueden ser abogados u otra especialidad profesional. La participación de los asesores tiene por finalidad brindar información especializada a la parte asesorada para que ésta tome una decisión informada. El asesor no deberá interferir en las decisiones de las partes ni asumir un rol protagónico durante las discusiones que se promuevan en la audiencia de conciliación.
  2. Si la audiencia se lleva a cabo en más de una sesión, deberá dejarse expresa constancia de la interrupción en el documento que emita para estos efectos el centro de conciliación, señalándose el día y la hora en que continuará la audiencia. La sola firma de las partes en el documento emitido, significa que han sido debidamente invitados para la siguiente sesión.
  3. Si ninguna de las partes acude a la primera sesión, no debe convocarse a más sesiones, dándose por concluido el procedimiento de conciliación.
  4. Cuando las partes asisten a la primera sesión, el conciliador debe promover el dialogo y eventualmente proponerles fórmulas conciliatorias no obligatorias. Si al final de dicha sesión, las partes manifiestan su deseo de no conciliar, la Audiencia y el procedimiento de conciliación deben darse por concluidos.
  5. Cuando sólo una de las partes acude a la primera sesión, deberá convocarse a una segunda. Si la situación persiste en la segunda sesión, deberá darse por concluida la audiencia y el procedimiento de conciliación.
  6. Cuando cualquiera de las partes deja de asistir a dos sesiones alternadas o consecutivas, el conciliador deberá dar por concluida la audiencia y el procedimiento de conciliación.

El centro de conciliación, queda obligado a otorgar a las partes, inmediatamente, concluida la audiencia de conciliación, copia certificada del acta de conciliación. En caso de haber asistido el o los invitados a la audiencia de conciliación, la expedición de dichas copias certificadas se efectuará en forma gratuita, en caso contrario se abonará la tasa correspondiente por expedición de la copia certificada del acta.

Artículo 21.- Del acta de conciliación. De conformidad con el artículo 16 de la ley, el acta de conciliación es el documento que expresa la manifestación de voluntad de las partes en la conciliación. Puede contener el acuerdo conciliatorio, sea este total o parcial.

Si el acuerdo conciliatorio es parcial, deberán quedar claramente delimitados y descritos, en el acta, los puntos respecto de los cuales no se hubiera llegado a solución alguna.

La verificación de la legalidad del acuerdo conciliatorio deberá efectuarla el abogado encargado de la supervisión de la legalidad de los acuerdos conciliatorios en el centro de conciliación.

Si la conciliación no se ha realizado, por inasistencias de ambas partes a una sesión, o inasistencia de una de las partes a dos sesiones; sólo deberá dejarse constancia en el acta, de las controversias que hubiesen sido descritas en la solicitud, y del hecho que motivó la conclusión del procedimiento.

De ninguna manera, deberá dejarse constancia en el acta, de las manifestaciones, propuestas o posiciones de las partes.

Artículo 22.- Derechos u obligaciones ciertas, expresas y exigibles. Para los efectos de lo señalado en el numeral 5 del artículo 16 de la ley, debe entenderse que los derechos, deberes u obligaciones ciertas, expresas y exigibles son:

  1. Ciertas: cuando éstas son concordantes con la realidad y son de carácter indubitable estando perfectamente descritas en el acta de conciliación. No existe inconveniente alguno para que las prestaciones convenidas sean genéricas.
  2. Expresas: cuando constan por escrito en dicha acta.
  3. Exigibles: cuando las partes señalan el momento a partir del cual cada una de ellas puede solicitarle a la otra el cumplimiento de lo acordado. Deberá señalarse también, con claridad, el lugar y modo en que se cumplirá lo acordado.

Artículo 23.- Mérito y ejecución del acta de conciliación. De conformidad con el artículo 18 de la ley, el acta que contenga el acuerdo conciliatorio constituye “Título de Ejecución”. En tal virtud, cualquiera de las partes o de los sujetos que la integran pueden exigir, ante el órgano jurisdiccional correspondiente, el cumplimiento de lo convenido, siguiendo el proceso previsto en el artículo 713 y siguientes del Código Procesal Civil.

A la demanda debe acompañarse copia certificada del acta de conciliación y el documento al que se refiere el numeral 1 del artículo 425 del Código Procesal Civil y cuando corresponda, el documento y la prueba señalados en los numerales 2. y 3. del citado artículo.

Interpuesta la demanda ante el juez competente, éste deberá expedir el mandato de ejecución. Se declarará inadmisible la demanda si el acta adolece de alguna de las formalidades solemnes señaladas en la ley.

Artículo 24.- De la verificación de la legalidad de los acuerdos. Si el conciliador es abogado colegiado, podrá ejercer doble función en la audiencia de conciliación: la de conciliador y abogado verificador de la legalidad de los acuerdos. Para ello, el centro de conciliación deberá comunicar la adscripción en doble función del conciliador al Ministerio de Justicia, según los trámites que para estos casos señale la Administración

Artículo 25.- De la nulidad del acta. Si el acta es nula por falta de cumplimiento de los requisitos señalados en el artículo 16 de la ley, el centro de conciliación de oficio o a pedido de parte, invitará a una nueva sesión, en la que se expedirá otra acta que reemplace a la anterior, cumpliendo con las formalidades de ley.
El acta sólo podrá ser declarada nula en sede judicial.

Artículo 26.- De las limitaciones a los conciliadores y personal que brindan servicios en los centros de conciliación. Con posterioridad al procedimiento de conciliación, quien actuó como conciliador y los que brindan servicios de conciliación en el centro de conciliación que tramitó el caso respectivo, quedan impedidos de ser juez, árbitro, testigo, abogado o perito en el proceso que se promueva como consecuencia de la audiencia de conciliación que haya culminado con o sin participación de las partes.

Artículo 27.- De la prescripción y la caducidad. De acuerdo con lo señalado en el artículo 19 de la ley, los plazos de prescripción y de caducidad establecidos en el Código Civil se reanudan a la fecha de conclusión de la audiencia de conciliación señalada en el acta para los casos en que la conciliación fuese parcial, no hubiese acuerdo alguno, o en caso de inasistencia de ambas o de alguna de las partes.

Entiéndase extendido lo dispuesto en el artículo 19 de la ley, para las normas específicas sobre prescripción y caducidad en materia laboral.

Artículo 28.- Del acta de conciliación en materia familiar . Las conciliaciones efectuadas por las partes en asuntos relacionados con el derecho de familia, podrán ser integradas como propuesta de convenio de separación convencional que las partes puedan presentar con posterioridad al juez, de acuerdo con el artículo 575 del Código Procesal Civil. Tratándose de una pretensión de divorcio la copia certificada del acta de conciliación podrá ser anexada a la demanda.

Artículo 29.- De los distritos conciliatorios y su ámbito territorial. Tratándose de la conciliación ante un centro de conciliación, para todos los efectos, debe entenderse que las provincias de Lima y Callao, constituyen un solo distrito conciliatorio. En el resto del país se considerará a cada provincia como un distrito conciliatorio.

Las demás disposiciones sobre competencia territorial, contenidas en el Código Procesal Civil, se aplican supletoriamente para la conciliación ante el juez de paz letrado y ante los centros de conciliación, en lo que fueran pertinentes.

Ninguna de las reglas anteriores rige cuando la presentación de la solicitud es conjunta. En este caso, las partes pueden elegir, con libertad, el centro de conciliación ante el cual presentarán su solicitud.

 

 

 

 
Untitled Document
CENTRO DE CONCILIACION "ASIS" © 2005. Derechos Reservados.